El 2020 es el último año de la segunda década del siglo 21. Recordemos que este siglo 21 tuvo varios acontecimientos mundiales que cambiaron el rumbo del mundo tales como: los atentados a las Torres Gemelas en Nueva York (2001), Euro como moneda única de Europa (2002),  apagón analógico en varios países para migrar a la televisión digital abaratando los costos para acceder a internet, se descifra el Genoma Humano (2005), la revolución de las pantallas táctiles (2012), fallece Hugo Chávez y sube al poder Nicolás Maduro (2013), China se convierte convierte en la segunda potencia económica mundial (2014), muchos de estos eventos influyeron a Panamá positiva y negativamente.

También existieron acontecimientos positivos dentro del territorio panameño como empresas multinacionales mudando sus operaciones a Panamá (2007), ampliación del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá (2007 a 2015), construcción del metro (2011 a 2019), y de la cinta costera (2007 a 2011), tratados de libre comercio con varios países, reactivación económica de puerto armuelles (2018); son algunos de los sucesos positivos que podemos recordar.

Obviamente Panamá tiene muchos retos como una de las ciudades con mayor crecimiento de latinoamérica que se debe afrontar ahora que estamos a la puerta del tercer siglo del siglo 21.

Panamá se encuentra en la sexta posición de una lista de 10 países con dificultades ‘por debajo del promedio’ para contratar personal, según una reciente encuesta de escasez de talento 2018 llevada a cabo por Manpower, cuyo nombre es ‘Resolviendo la escasez de talento’.

El reporte muestra una gráfica donde encontramos varios países como: Perú  43%, Colombia 42%, Canadá 41%, Eslovenia 40%, Guatemala (38%), Italia (37%), Costa Rica 35%, Panamá 35%; y otros países más como Bélgica 35%, Brasil 34% y Australia 34% .

Los cambios de la transformación y revolución digital en el mundo a generado un cambio de nuevas habilidades y necesidades de las mismas, produciendo escasez de talento no solo en Panamá, sino en el mundo entero. 

La encuesta de Manpower informa que a medida, que las empresas se digitalizan, es más importante para ellas encontrar la combinación correcta entre habilidades técnicas y profesionales. Sin embargo, el 24% de los empleadores piensan que los solicitantes carecen de esas habilidades necesarias.

Otro gran desafío en Panamá es la poca inversión de empresas e instituciones en investigaciones científicas y el desarrollo de nuevas tecnologías, no existe un ecosistema bien desarrollado que ayude a la formación científica y tecnológica, esto se refleja en el atraso que tiene Panamá en materia de comercio electrónico y desarrollo de apps. En comparación de otros países que ya cuentan con asistencia técnica y financiera.

La buena noticia es que en los últimos años, antes que finalice esta década, muchas empresas nacionales y bancos han comenzando a desarrollar su propio ecosistema tecnológico para enfrentar el retraso que hemos tenido como país en estrategias de comercio electrónico.

Hemos tenido un gran avance en el desarrollo de infraestructuras, aunque todavía falta mucho para transformarnos en un hub logístico de gran envergadura, como país estamos realizando los pasos correctos hacia la dirección de la prosperidad nacional.

Claramente debemos mantenernos vigilantes de las políticas internacionales que buscan inmiscuirse en la soberanía del país, y fiscalizar el trabajo que realiza el gobierno nacional en dirigir esta nación panameña.

Resta a los panameños y líderes empresariales seguir impulsando la economía local para ser líderes en la región y conseguir mejores niveles de calidad de vida y prosperidad para todos.

Mgrt. Carlos A. Chen
Director de marketing y marca corporativa de Liderazgo Empresarial.